Hay historias que te devuelven la confianza en el ser humano y ésta es una de ellas.
Es la de Dhanaji Jagdale, un hombre de 54 años y sin apenas recursos que ha demostrado que la solidaridad no es exclusiva de una u otra clase social, dando un gran ejemplo a todo el mundo.

Dhanaji vive en Satara, en el estado de Maharastra, en la zona occidental de India.
La pasada semana se encontraba en la parada del autobús de la ciudad de Dahiwadi, donde había ido a realizar un pequeño trabajo, esperando para irse a su ciudad, a 60 kilómetros de distancia.
Sin embargo, solo tenía tres rupias en el bolsillo y el transporte para llegar a su ciudad costaba 10 rupias.

En ese momento se dio cuenta de que en el suelo había un pequeño paquete.
Lo recogió y al abrirlo se llevó la sorpresa de su vida: estaba lleno de dinero, en total 40.000 rupias, algo más de 500 euros al cambio.
Pero en vez de quedarse el dinero y desahogar su delicada situación económica, comenzó a preguntar a las personas de alrededor si alguien lo había perdido.

Para la operación de su esposa

Nadie le supo dar noticias del dueño del dinero hasta que, poco después, Dhanaji encontró a un hombre que buscaba algo desesperadamente: “Me di cuenta rápidamente de que el fajo de billetes le pertenecía”.
Tal y como ha explicado al portal indio de noticias News 18, el Dhanaji no se lo pensó dos veces y le entregó el sobre con el dinero.

El hombre no se podía creer su suerte: había recuperado un dinero muy importante, tal y como explicó el protagonista de la historia.
Dhanaji cuenta que 'el paquete del hombre contenía 40.000 rupias.
Lo había recogido para la operación de su esposa.
Quería darme 1.000 rupias de recompensa, pero solo cogí 7 ya que la tarifa del autobús a mi pueblo es de 10 rupias y solo tenía 3 en mi bolsillo'.

El valor de una rupia es de poco más de un céntimo de euro, por lo que las tres rupias que Dhanaji tenía en el bolsillo apenas equivalían a menos de cuatro céntimos.
Pero en vez de quedarse con el dinero o de aceptar las 1000 rupias que le ofrecieron como recompensa, casi 13 euros al cambio, solo quiso las 7 rupias que le faltaban para comprar el billete de autobús.

Solo tenía 3 rupias en el bolsillo, pero no aceptó las mil de recompensa: tan solo 7, que es lo que le faltaba para el billete de autobús

El protagonista de esta historia se ha hecho muy conocido tanto en su ciudad como en las redes sociales indias, donde ya le consideran un héroe.
Ha recibido diversos homenajes, comenzando por su alcalde y diversas ONGs, pero, para él, solo hizo lo correcto: 'Creo que al coger el dinero de alguien, uno no obtendría satisfacción.
El único mensaje que quiero difundir es que la gente debería vivir honestamente'.