El senado de mayoría republicana, la única cámara con control oficialista tras la victoria demócrata en diputados, entró en un inesperado choque con el presidente Donald Trump por el controvertido muro en la frontera con México.
Los senadores rompieron la verticalidad con la Casa Blanca y votaron en contra por 59 a 41 impidiendo que el mandatario pueda aplicar la “emergencia nacional” para usar fondos reservados a catástrofes para construir la valla que ha convertido en un símbolo de su gestión.
La reacción inmediata del jefe de Estado fue prometer el veto de la decisión legislativa.
Pero aun así su proyecto queda virtualmente disuelto porque no obtendría el respaldo necesario para que su iniciativa vuelva a ser considera.

El resultado de ayer emula un voto similar que hace dos semanas aprobó la Cámara de Representantes.
Allí, la mayoría demócrata ha denunciado como inútil e innecesario el muro para el cual el presidente demanda fondos de hasta 8 mil millones de dólares.

Imágenes de la valla binacional en El Paso, Texas.
AFP

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La decisión en Senado llegó después de que doce legisladores republicanos y, por supuesto, todos los demócratas de la Cámara decidieron votar contra la declaración de emergencia formulada por Trump para desviar los fondos.

Cuatro senadores del Partido Republicano,-Susan Collins, Lisa Murkowski, Thom Tillin y Rand Paul- habían anunciado antes de la votación que votarían a favor de la resolución demócrata, aunque Tillin finalmente reculó y votó en línea con la mayoría de sus colegas.

Sin embargo, senadores republicanos, incluso algunos halcones, como Marco Rubio, Mike Lee, Mitt Romney, Lamar Alexander, Jerry Morgan, Rob Portman, Roger Wicker y Roy Blunt, que no habían anticipado su voto, también votaron con los demócratas para mostrar su desacuerdo con el decreto de Trump.

La resolución contra la emergencia nacional fue presentada en la Cámara Baja por el presidente del Caucus Hispano del Congreso (CHC), Joaquín Castro, con el objetivo de censurar que Trump haya pasado por alto la autoridad legislativa de los congresistas, que no habían aprobado los fondos para el muro que desea el gobernante.

Mirá también
Mirá también

Trump presentó el presupuesto 2020 de Estados Unidos: 4.700.000.000.000 de dólares

Esa valla tiene una importancia más simbólica que real, según sostienen los analistas.
Ha sido la herramienta del mandatario para intentar asestar una derrota a los demócratas en el inicio de su estratégica gestión parlamentaria.
Fue una promesa de su campaña que nunca pudo concretar.
La iniciativa para bloquear la acción del Ejecutivo quedó aprobada en febrero en una votación en la Cámara de Representantes por 245 votos a favor y 182 en contra.

Tras ser aprobada en ambas cámaras, Trump tiene el poder de vetarla y devolverla al Congreso, algo que ha advertido que hará.
Pero si procede de ese modo entonces necesitaría el respaldo de dos tercios de la Cámara de Representantes y del Senado para hacerla efectiva.
Es un objetivo mucho menos probable de que ocurra.
Es decir que la iniciativa se encamina al archivo, lo que supone una nueva y dura derrota para el mandatario.

Asimismo, el hecho de que el Congreso, con mayoría republicana en el Senado, muestre así su disputa con Trump ya implica un golpe a la autoridad del gobernante.

“Estoy preparado para vetarlo, si es necesario”, dijo este miércoles Trump al ser preguntado al respecto en la Casa Blanca pero no se detuvo en la cuestión de cómo logrará los fondos.

Mirá también
Mirá también

Donald Trump insiste con el muro en México y los demócratas le salen al cruce

Poco antes, el mandatario aseguró que la frontera sur de EE.UU.
con México “es una pesadilla humanitaria y de seguridad nacional”, aunque consideró que “se puede arreglar fácilmente”.

El pasado 15 de febrero, Trump firmó una declaración de emergencia nacional, una medida extraordinaria que permite a los presidentes acceder temporalmente a una potestad especial para hacer frente a una crisis.
Trump justificó su declaración de emergencia por una supuesta “invasión” de drogas y criminales en la frontera con México pero sin ofrecer datos para confirmar las denuncias.

Con ese decreto, Trump pretendía reunir 6.600 millones de dólares desviados de distintas partidas ya aprobadas por el Congreso, que se sumarían a otros 1.375 otorgados por el poder legislativo para construir la barrera fronteriza.

La derrota legislativa es otro mojón en una etapa de sinsabores para el presidente norteamericano.
El más importante ha sido la derrota legislativa de noviembre del año pasado que le redujo significativamente el control parlamentario.
Luego siguió el avances de las investigaciones en su contra y de su corporación empresaria que incluyó el quiebre de su abogado personal Michael Cohen que comenzó a revelar comprometedoras decisiones del presidente que lo acercan a un eventual juicio político.
También lo golpeó la decisión judicial de ordenar la condena a 7,5 años de cárcel contra su ex jefe de campaña Paul Manafort por lavado de dinero, obstrucción de la justicia y estafa.

En la lista de reveses también se anota el resonante fracaso de las negociaciones con la dictadura de Corea del Norte.
La reciente cumbre con el autócrata Kim Jong-un acabó sin avances y ni siquiera una declaración, que al menos si hubo en la anterior cumbre del año pasado, pero en la cual tampoco se consiguió que el régimen cesara sus avances misilísticos y nucleares. 
​Washington.
Agencias

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original