MOSCÚ (Sputnik) — La Asamblea Nacional de Poder Popular (Parlamento) de Cuba elegirá al presidente del país para un mandato de cinco años y, salvo un cambio de última hora, esa responsabilidad recaerá en Miguel Díaz-Canel, quien desde hace más de un año desempeña las funciones que otrora estuvieron en manos de Fidel y Raúl Castro.

El actual mandatario, que desde que tomó el poder apeló a la bandera de la continuidad, deberá enfrentar duros retos dentro del país, sobre todo lo relacionado con una severa crisis energética que él considera 'coyuntural', pero que condiciona, desde hace tiempo, la vida de los cubanos.

Miguel Mario <strong><a href=Díaz Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y Ministros de la República de Cuba' title='Miguel Mario Díaz Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y Ministros de la República de Cuba'>© AFP 2019 / Philippe HuguenElecciones en Cuba: todo lo que tienes que saber sobre el ¿nuevo? GobiernoEn declaraciones a un programa de la televisión local, Díaz-Canel, declaró hace unas semanas que la situación generada por la crisis de combustibles era coyuntural, aunque la situación en Cuba se deterioró en los últimos años y además de los carburantes escasean otros productos de primera necesidad, incluso medicamentos.

Durante el recién celebrado Foro Rusia-Iberoamérica –realizado en la Universidad Estatal de San Petersburgo–, Sputnik dialogó con varias personalidades vinculadas a Cuba de una u otra manera o conocedoras de la situación en la isla.

Cada uno de ellos ofreció sus consideraciones sobre la realidad que enfrentará Díaz-Canel en el futuro, no solo relacionada con los temas domésticos, sino más allá, sobre todo con el contexto latinoamericano y las relaciones con Estados Unidos.

Dualidad monetaria y reducción de las importaciones agrícolas

Desde principios de la década de los 90, en medio del llamado período especial, Cuba adoptó dos monedas, al tradicional peso cubano se le adicionó el peso convertible, cuyo valor se multiplica por 24. Volver a la normalidad ha resultado tan complejo que ni Fidel, ni Raúl y mucho menos Díaz-Canel, hasta ahora, se atrevieron a dar un paso, que para todos es trascendental, con la intención de iniciar un esperado proceso de reformas.

Peso cubano y peso convertible en un mercado de La Habana© AP Photo / Ramon EspinosaLa Contraloría detecta pérdidas millonarias por carencias en el sistema empresarial cubanoEl politólogo cubano Arturo López-Levy es uno de los convencidos de que ponerle fin a las dos monedas es una de las primeras tareas que debe emprender el Gobierno que salga de la próxima sesión de la Asamblea Nacional.

'El primer elemento es la reunificación monetaria. Y lo condiciona todo, hasta la inversión extranjera… porque cómo medir la eficiencia de una inversión si no eres capaz de tener una medida con las monedas. Todo está condicionado por la existencia de dos monedas y prácticamente tres, cuatro, cinco, seis economías que trabajan una sobre la otra, hacen difícil a cualquier potencial inversor hacer un estudio de factibilidad', comentó.

'¿Quiénes son los que pueden hacer un estudio de factibilidad hoy más fácilmente? Los pequeños negocios, porque saben lo que van a hacer. Dicen, 'vamos a vender tanta cantidad de comida en un restaurante y lo vamos a cobrar a tanto y nos va a costar tanto y vamos a tener que hacer un esfuerzo especial porque vamos a tener que conseguir esto de tal manera o de tal manera', pero eso no se puede hacer cuando estamos hablando de grandes proyectos', insistió.

La Habana, capital de Cuba© REUTERS / Alexandre Meneghini'Díaz-Canel asume dirección con una serie de retos'Entonces, aseguró, que 'si me preguntan cuál es el principal cuello de botella: la reforma monetaria. La unificación monetaria es la tarea más compleja y más urgente para el actual gobierno. Y tienen que ver de qué manera eso lo pueden hacer. Yo creo que el nuevo cargo de primer ministro tiene que estar encargado de la reforma monetaria. Yo no sé quién va a ser, pero vamos a ver las señales y yo me atrevería a apostar que tiene que ser una persona que venga del lado económico y tiene que estar a cargo de eso. Cuba no necesita en estos momentos a un primer ministro para que se ocupe de la seguridad militar'.

Por otra parte, el politólogo cree que 'el segundo aspecto de suma importancia es la reducción de las importaciones agrícolas. El país indiscutiblemente tiene un problema cuando está importando el 72% de los alimentos, porque hay incentivos para importar'.

'Es mucho más fácil resolver la situación a corto plazo a través de un crédito de un alto interés a alguien que te venda el pollo de los Estados Unidos o de Canadá, o buscar un crédito blando en China para comprar arroz, que invertir para producir'.

'Eso toma más tiempo. ¿Entonces, cómo se puede hacer? Con políticas a largo plazo. El incentivo también tiene que pasar por medir la gestión de ese individuo –el primer ministro– en la medida en la que él sea capaz de entregar en esa área, y ese no debe ser el presidente, porque el presidente no debe ser medido por cuánto arroz produce', enfatizó.

El poder de cambio del presidente

Otro estudioso del tema Cuba, el catedrático de Economía, periodista y profesor universitario Carmelo Mesa Lago, cree que con la nueva elección de Díaz-Canel 'no cambia absolutamente nada, porque la situación es la misma, las tensiones que hay son las mismas'.

El nuevo presidente de Cuba, <strong><a href=Miguel Díaz-Canel, junto con Raul Castro' title='El nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, junto con Raul Castro'>© REUTERS / Alexandre Meneghi¿Pa' lo que sea, Miguel? Cuba en la nueva etapa'El presidente simplemente se confirma, pero enfrenta la misma situación anterior. O sea, no es como el cambio de Raúl a Díaz-Canel. Es Díaz-Canel con la idea del continuismo y yo no veo que eso vaya a ser ningún cambio, ni que vaya a traer nada nuevo. Es muy difícil que él quiera desprenderse de la vieja resaca. Raúl Castro no tiene o no tenía el poder de Fidel y por eso es que la reforma no funcionó, porque había fuerzas ortodoxas y él tenía que compartir el poder con ellas, por ejemplo (el segundo secretario del comité central del Partido Comunista, José Ramón) Machado Ventura', recuerda.

Para Mesa Lago, 'Díaz-Canel no tiene poder por sí mismo. El poder de Díaz-Canel viene delegado de Raúl, a través del Partido y de las Fuerzas Armadas. Entonces es muy difícil que él pueda resolver el problema. Si no lo resolvió Raúl en 10 años, teniendo menos poder que Fidel, pero obviamente más poder que Díaz-Canel, cómo lo va a resolver él'.

'En Cuba, la economía pasa definitivamente por la política. En Cuba siempre ha habido un predominio de la política sobre la racionalidad económica. Además, los vaivenes de política en Cuba han sido impresionantes. Yo tengo un libro sobre los ciclos económicos sociales en Cuba, que identifico yo no sé cuántos, como siete u ocho, y el libro es del año 2000', insistió.

Por último, advirtió que 'el peso de la generación histórica es muy grande, aunque hay un cambio generacional, porque el presidente, obviamente, es de otra generación'.

Trump en el medio de todo

Después de cierto entendimiento con la Casa Blanca, en tiempos del presidente demócrata Barack Obama, La Habana ha tenido que lidiar con Donald Trump, quien ha apretado todo lo posible las sanciones contra la isla, y además contra Venezuela, el principal socio comercial.

Dólares de EEUUCC BY 2.0 / GivagaEntra en vigor medida de EEUU contra Cuba dirigida a frenar entrada de divisas en la islaPara el periodista y catedrático Ignacio Ramonet, tal vez el principal biógrafo de Fidel Castro, Díaz-Canel 'se va a encontrar con el mundo complejo que conocemos y se va a encontrar con un presidente, Trump, directamente enfrascado en la campaña electoral'.

'Hablo de Trump porque es absolutamente determinante la relación con los EEUU y también porque esta administración ha sido de las más hostiles dentro de lo que cabe. Y Trump va a estar en medio de la campaña, a un año de las elecciones americanas, y va a ser decisivo el saber si va a hacer de la cuestión cubana un tema electoral, que racionalmente no explicaría, porque no es un tema rentable desde el punto de vista electoral, pero quizás para una franja de su electorado en Florida él piense que sea necesario radicalizar la intensidad del bloqueo, que ya alcanza niveles extremadamente fuertes', destacó

Unos médicosCC0 / PixabayCuba denuncia daños provocados a la salud pública a consecuencia del bloqueo de EEUUEl diplomático y educador cubano Carlos Alzugaray también insiste en que hay marcadas diferencias entre la administración Obama y la de Trump, sobre todo 'por el contexto mundial que enfrenta Cuba en este momento. De Obama a Trump hay una diferencia abismal'.

Durante una de sus exposiciones en el Foro Rusia-Iberoamérica, Alzugaray se refirió a los dos modelos: 'el de Obama, que es el modelo de usar la diplomacia, el 'soft power', de ir negociando, de ir apoyándose en las alianzas. El modelo de Trump es otro. El modelo de Trump recuerda un poco al de (el expresidente George) Bush hijo, pero no es exactamente igual'

Según el diplomático, 'la vulnerabilidad económica cubana es alta y puede facilitar que actores económicos piensen que con presiones se puede resolver el problema cubano. Y eso es lo que está haciendo la administración Trump'.

El contexto latinoamericano

Para algunos analistas, Díaz-Canel se puede encontrar un contexto latinoamericano favorable, que puede incluir el regreso del peronismo al poder en Argentina con el dúo de Alberto y Cristina Fernández, la reelección de Evo Morales en Bolivia, incluso una posible debacle del gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil.

Bruno Rodríguez Parrilla, canciller de Cuba© REUTERS / Stringer Canciller cubano llama a frenar persecución contra líderes de la izquierda latinoamericanaPara el propio Alzugaray, 'el otro gran desafío para Cuba es el auge y caída de la izquierda en América Latina. Yo no sé si va a haber una curva. Puede ser. Puede ser que si triunfa el peronismo en Argentina, si al final Bolsonaro fracasa pueden pasar muchas cosas'.

Ramonet también cree que 'probablemente en octubre tal vez las cosas se clarifican más respecto a Venezuela, en la medida en que el efecto (el autoproclamado presidente Juan) Guaidó ya se ha agotado, que los adversarios de Venezuela tienen que imaginar una nueva ofensiva contra Venezuela si quieren seguir atacándola, porque el Tiart también fracasó, en la medida en que no quieren intervención militar'.

La excandidata presidencial chilena, Beatriz Sánchez, considera que Latinoamérica intenta hacer política y sumar otros conceptos en estos momentos, pero advierte que 'debe hacerlo como una relectura más profunda'.

Qué pasa© Sputnik / 'Vienen vientos distintos': auguran pronta recuperación de la izquierda en América LatinaLa otrora candidata a ocupar el Palacio de La Moneda estima que es importante hablar del feminismo y de la crisis climática y adecuarlo a las realidades en cada país.

En tanto, el antropólogo y politólogo venezolano Andrés Serbin, por último, cree que 'en Cuba va a haber una continuidad política y espero que una continuidad programática y estratégica en el sentido de ir impulsando los cambios que se han planteado en el marco del modelo de actualización económica y tratar de mantener la autonomía y la independencia de Cuba en el ámbito internacional, como una de las banderas en el marco también de la difícil situación que plantea la administración Trump con todas las medidas contra Cuba'.

'Desde afuera hay una expectativa de estabilidad en cualquier tipo de transición que se produzca en Cuba desde el punto de vista político y, personalmente, creo que hay sectores con diversos intereses en la élite cubana que pueden estar impulsando distintas estrategias y distintas políticas en términos del avance, o no, del cambio', insiste.

Sin embargo, considera que 'la expectativa es que sí se avance en las reformas estructurales que están pendientes, y que se avance también de esa forma con la política exterior cubana que siempre ha generado mucha admiración y respeto en América Latina'.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original