Octubre es el mes de los Nobel. Ya se develaron los ganadores en Medicina, Física y Química, y en los próximos días se sabrán quienes se llevan de los galardones en Literatura y Economía, como así también el Premio Nobel de la Paz.

El ganador de este último, el único que no es otorgado por Estocolmo, sino por Oslo, se sabrá el viernes 11 de octubre, a las 11 (las 6 de la mañana hora Argentina).

Newsletters Clarín

Uno por uno, los Especiales Clarín de la semana | Producciones periodísticas de calidad sobre temas sorprendentes y de amplio interés social.

Todos los sábados

Recibir newsletter

La cantidad de nominados que recibe el comité todos los años es seguramente vastamente extenso (la lista de nominados de cada año no puede ser revelada hasta 50 años más tarde). Sin embargo, siempre hay un puñado de candidatos que pican en punta en las casas de apuestas, y son los que terminan por ser considerados los que tienen más chances de alzarse con el premio.

En 2018, el premio fue para el médico congoleño Denis Mukwege y la activista Nadia Murad, ambos involucrados en la lucha por detener la violencia sexual, y prevenir que sea una usada como arma de guerra. 

Entre los favoritos de 2019, hay activistas que luchan contra el cambio climático, dos Primeros Ministros, una organización que vela por la libertad de expresión y otra que lucha por los derechos humanos. Existe siempre la posibilidad de que el ganador sea alguien sorpresivo que no esté en el radar de nadie.

Greta Thunberg

La joven danesa de 16 años se ha erigido como la gran favorita a llevarse el Premio Nobel de la Paz 2019. Su activismo para despertar conciencia respecto a la gravedad de la crisis climática la llevó a la primera plana de los medios del mundo.

Además de encabezar una huelga global por concientizar sobre la gravedad del tema, fue invitada a las mismísima Naciones Unidas, donde habló en la Cumbre por la Acción Climática el mes pasado.

A pesar de su popularidad, Greta Thunberg es una figura que despierta opiniones encontradas. / REUTER

Su apasionado discurso cosechó elogios y adhesiones de todas partes del mundo. Pero también despertó críticas de sectores conservadores, quienes le 'aconsejaron' que no hablara de cosas de las que no sabía.

Tal vez la mayor cosa que le juega en contra sea el hecho de que su mensaje es percibido como muy confrontativo. 'Su problema es que el tema de la 'vergüenza de volar' (el hecho de hacer que la gente se sienta responsable por su huella de carbono) hace que sus chances se reduzcan. La vergüenza no es un sentimiento constructivo en torno al cual se pueda construir el cambio verdadero', declaró a Reuters Sverre Lodgaard, un ex miembro del Comité Nobel entre 2003 y 2011.

Mirá también
Mirá también

¿Servirá realmente la lucha de los jóvenes contra el cambio climático?

Si Thunberg se alza con el premio, será la más joven de la historia en hacerlo. Esa distinción le corresponde actualmente a Malala Yousafzai, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 2014, con 17 años.

Abiy Ahmed

El Primer Ministro de Etiopía no es una figura muy reconocida en Occidente, pero en 2018 logró poner fin a un conflicto entre su país y Eritrea que llevaba 20 años.

La guerra entre Etiopía y Eritrea comenzó en 1998, cinco años después de que el segundo lograra independizarse del primero, y duró hasta 2000. Sin embargo, una disputa sobre cuál sería la línea fronteriza entre ambas naciones continuó sin resolverse, lo que perpetuó un estado de tensión constante que se prolongaría por dos décadas.

El Primer Ministro de Etiopia Abiy Ahmed, candidato al Premio Nobel de la Paz 2019. / REUTER

Fue poco después de asumir que Abiy Ahmed procedió a liberar presos políticos y firmó un acuerdo de paz con su par de Eritrea Isaias Afwerki. En ese tratado, Ahmed se comprometió a que su país respetaría las fronteras pactadas, y devolvería todo territorio en disputa.

Ahmen también se ha caracterizado por avanzar las mujeres en los puestos de gobierno. La mitad de los 20 ministerios están comandados por mujeres, y nombró a la primera ministra de Defensa de la historia del país. 

En la casa de apuesta londinense Ladbrokes, las chances de que el Primer Ministro de Etiopía se alze con el premio se calculan en 4/1.

Jacinda Ardern

La Primera Ministra de Nueva Zelanda se ha convertido en una suerte ícono para gente de todas partes. Si bien ya había despertado comentarios y admiración debido a lo que su trayectoria política representaba para el avance de las mujeres (dio a luz a su hija como titular del Ejecutivo, y volvió a trabajar seis semanas después del parto), fue la matanza de Christchurch lo que terminó por solidificar su imagen como un símbolo de compasión, entereza y fortaleza.

Luego de que se produjeran los tiroteos en dos mezquitas, los cuales dejaron un saldo de 51 muertos, Ardern actuó rápido. Menos de un mes después, el parlamento neozelandés prohibió la venta de armas automáticas y semiautomáticas. 

Jacinda Ardern, la Primera Ministra de Nueva Zelanda, podría convertirse en la primera persona de ese país en ganar el Premio Nobel de la Paz. / AFP

También comprendió que parte de los objetivos de asesinos como el de Christchurch era conseguir publicidad, y se comprometió a no hacer nada que pudiera difundir el mensaje de supremacistas blancos. 'Jamás escucharán su nombre salir de mi boca', afirmó.

Si Ardern se alza con el galardón, será la primera persona de Nueva Zelanda en recibir el Premio Nobel de la Paz.

Raoni Metuktire

Metuktire es un jefe indígena brasileño que ha pasado toda su vida defendiendo la Amazonia, que ha sido el hogar de sus antepasados por generaciones. El hombre, que tiene 89 años, viajó este año al encuentro del G7 para discutir la gravedad de la situación con los líderes de los países más industrializados del mundo.

Mirá también
Mirá también

Brasil: cinco datos clave para entender la importancia del Amazonas

La militancia de Metuktire es conocida desde hace años, pero la llegada al poder de Jair Bolsonaro ha puesto su labor en el centro de la atención mundial. 

Raoni Metuktire se reunió con los líderes del G7 para alertar sobre los peligros que acechan al Amazonia. / AFP

Los incendios que sufrió el Amazonia este año fueron vastamente superiores a los de años anteriores. Según los expertos, las medidas tomadas por Bolsonaro resultaron en un alza de más del 70% en incendios respecto a 2018. La deforestación, por su parte, registró un incremento de más del 90%.

Reporteros sin Fronteras

La organización no gubernamental de origen francés existe desde 1985, y su objetivo central es defender la libertad de expresión y de prensa en todo el mundo.

Un memorial dedicado al periodista Jamal Khashoggi, el periodista asesinado por Arabia Saudita. / REUTER

La ONG estuvo en el centro de la escena este año debido a su dedicación a exponer el caso de Jamal Khashoggi, el periodista saudita asesinado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul en 2018.

Mirá también
Mirá también

La amenaza que enfrenta el periodismo en todo el mundo

Si Reporteros sin Fronteras gana el premio, será la primera organización de este tipo en ganar el Nobel de la Paz.

Alto Comisionado de las ONU para los DD.HH.

La división de la ONU, creada tras la Segunda Guerra Mundial, busca ayudar y proteger personas que huyen de guerras, o bien son perseguidas por motivos religiosos, étnicos o sexuales.

La ex presidenta chilena Michelle Bachelet es la Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. / DPA

Actualmente liderada por la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, el organismo ya recibió el galardón en 1954 y 1958.

Este año, se ha mostrado muy activo a la hora de denunciar el tratamiento que el gobierno de EE.UU. dispensa a los migrantes en su frontera. 

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original