El café Casa Alvear que se ubicaba en la esquina de Chile y Comandante Salas que tenía todo el glamour en esta ciudad, bajó sus persianas y decidió cerrar sus puertas, ante los altos costos operativos que tenía el emprendimiento. Solo el arrendamiento del local tenía un costo de $ 50.000, a eso hay que sumar los altos incrementos que tuvo la energía y el gas natural, más el pago de haberes del personal hacían insostenible el mantenimiento en pie de la propuesta llevada adelante.

El lugar de ahora en más será otro más de los estarán vacíos, por la situación económica que atraviesa la Argentina, y va llegando a todos los lugares. Al momento no existen propuestas serias desde el gobierno nacional para apoyar a las PYMES.

Hasta no hace mucho, sirvió de centro de reunión de algunos sectores políticos locales, incluso se realizaron algunos lanzamientos, como la temporada invernal del sur mendocino, el pasado año, con la presencia de funcionarios turísticos y empresarios.

Fuente: Día del Sur >> lea el artículo original