En los últimos 10 años el número de gorriones ha descendido en España un 20%, lo que supone unos 30 millones de ejemplares. En ciudades como Berlín o París se han perdido un 70%. En Londres hay zonas donde han desaparecido.

Recientemente, una campaña de concienciación con nidos en alquiler avisa del declive de las aves de barrio. ¿Los culpables? La contaminación acústica y medioambiental y la imposibilidad de anidar en edificios con pocos huecos.

Los expertos creen que estamos a tiempo de salvar la especie. Las soluciones son sencillas: lo que es malo para los humanos también lo es para estas aves, y viceversa. Deberían alimentarse de semillas o insectos, no de basura y restos de patatas fritas como ocurre ahora.

Muchos ayuntamientos están instalando casetas de madera para ayudarles a formar sus nidos.

También te puede interesar...

Fuente: Antena3 >> lea el artículo original