Un exsoldado británico fue acusado este jueves de dos cargos de homicidio y otros cuatro de tentativa de homicidio por el 'Domingo Sangriento'>Domingo Sangriento' de 1972, en el que 13 personas murieron por los disparos de soldados contra una marcha en Londonderry, en Irlanda del Norte.,

La Fiscalía determinó que hay suficientes pruebas para procesar al militar, identificado solamente como 'Soldado F', por las muertes de James Wray y William McKinney y las tentativas de asesinato de Patrick O'Donnell, Joseph Friel, Joe Mahon y Michael Quinn.

En lo que respecta a otros 16 soldados británicos investigados y dos presuntos exmiembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA), las pruebas fueron consideradas 'insuficientes' para empezar un proceso judicial.

El 'Bloody Sunday' o 'Domingo Sangriento' fue uno de los episodios más cruentos del conflicto en Irlanda del Norte. El 30 de enero de 1972, un grupo de soldados británicos disparó contra una marcha pacífica en el barrio mayoritariamente católico de Bogside. En el ataque, mataron a trece personas de entre 17 y 41 años e hirieron a a otras quince. Otra víctima más, la número 14, falleció horas después.

Esta jornada, inmortalizada por la canción 'Sunday Bloody Sunday' del disco War de U2, fue una de las más sombrías de los llamados 'Troubles', los enfrentamientos entre republicanos nacionalistas y unionistas que en tres décadas dejaron más de 3500 muertos.

Le siguieron una ola de protestas que el mismo día del funeral de once de los fallecidos redujeron a cenizas la Embajada británica en Dublín.

En 2010 una investigación pública reveló que las tropas británicas dispararon primero y luego hicieron un informe manipulado de los hechos. El primer ministro de entonces, David Cameron, pidió públicamente disculpas por lo que calificó de 'injustificado e injustificable' y aclaró que las víctimas eran 'inocentes'.

Leé tambiénLondres declara inocentes a las víctimas del 'Bloody Sunday' 38 años después

El hermano de William McKinney consideró 'decepcionante' que las autoridades judiciales no se hayan pronunciado sobre las demás víctimas del 'Domingo Sangriento'.

'Sus corazones deben estar rotos', ha dicho en la misma línea el hermano de James Wray. 'Estamos muy tristes por las otras familias (...), pero al menos la familia Wray está aliviada', agregó.

Leé tambiénLas principales conclusiones de la investigación sobre el Domingo Sangriento

El director del Ministerio Público, Stephen Herron, se mostró consciente del impacto en las familias. 'Ha sido un camino muy largo para ellas y hoy será otro día extremadamente duro para muchos', asumió.

Más sobre:bloody sundayAsí fue el multitudinario funeral de Martin McGuinness, el líder del IRA que terminó luchando por la paz en Irlanda del Norte'Domingo Sangriento': Reino Unido compensará a los familiares de las víctimas Domingo Sangriento: familias pidieron que se procese a soldados

Fuente: TN >> lea el artículo original