Los gobiernos de Armenia y Azerbaiyán acordaron declarar una 'tregua humanitaria' desde la medianoche del sábado, una medida que busca detener los cruentos combates de los últimos días que dejaron cientos de muertos en ambos bandos.

'La República de Armenia y la República de Azerbaiyán acordaron una tregua humanitaria a partir del 18 de octubre, a las cero horas locales', dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia, lo cual fue confirmado por el Ministerio de Azerbaiyán en un comunicado idéntico.

La decisión, según señala el comunicado de la diplomacia azerbaiyana, se acordó en atención a la declaración del 1 de octubre de los presidentes de Estados Unidos, Rusia y Francia, que integran el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad en Europa (OSCE).

Disparos de la artillería de Azerbaiyán. (EFE)

Esta es la segunda tregua alcanzada este mes. Hace una semana también se había llegado a un acuerdo para detener los enfrentamientos en una reunión mantenida en Moscú por los representantes de ambos países, pero fue violada a las pocas horas.

Desde ese momento continuó el fuego cruzado entre ambos bandos, demostrando la impotencia de la comunidad internacional para resolver este conflicto que lleva décadas y en el que se ven implicadas potencias regionales como Turquía, que brinda apoyo militar y político a su aliado, Azerbaiyán.

Nagorno Karabaj, poblado en su mayoría por armenios cristianos, declaró su independencia en 1991, lo que dio lugar a una guerra que dejó 30.000 muerto.

Una base móvil de las fuerzas azeríes lanzan cohetes sobre las tropas armemias. (EFE)

Azerbaiyán, país musulmán de habla turca, reclama como propio el enclave, y reiteradamente intentó obtener su control mediante incursiones militares.

Esta nueva ofensiva, que comenzó el 27 de septiembre, fue una de las más grandes y contó con el incentivo de Turquía, que intenta expandir su dominio en la región.

Más de 600 militares y civiles murieron en Nagorno Karabaj estas últimas semanas, según datos del ministerio de Defensa armenio. No se conocen las cifras de Azerbaiyán ya que sus autoridades no las brindan.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original