En tres semanas, Nadia Podoroska subió 83 puestos en el ranking. Se convirtió en la primera jugadora de la historia en avanzar desde la clasificación a las semifinales de Roland Garros. Fue la sorpresa en el Abierto de Francia y en Argentina apareció en la tapa de los diarios.

Aunque la realidad que se le presenta era hasta la semana pasada desconocida, Nadia asegura que no tiene 'ningún temor'. Lo hace desde Alicante, el lugar donde eligió para vivir hace dos años y así crecer como tenista, una semana después de haber sido semifinalista en Roland Garros, algo que solo otras cuatro argentinas consiguieron en la historia.

-¿Cuánto influyó la gira previa a Roland Garros, con derrotas en Palermo y Praga y el título en Saint Malo? ¿Cómo llegaste?

-Me venía sintiendo muy bien dentro de la cancha, compitiendo muy bien. La pandemia significó un momento importante, pudimos entrenar muchísimo con mi equipo y mejorar muchas cosas. En el tenis no es tan común tener tanto tiempo para entrenar y eso me hizo muy bien, me hizo crecer como jugadora. Y en los torneos previos que competí me sentía compitiendo bien. Las derrotas que tuve fueron porque mis rivales fueron superiores. Y las derrotas ayudan a entender y a darte cuenta lo que tenés que mejorar. Creo que fue todo un proceso. Obviamente, me dio mucha confianza ganar ese título en Saint Malo y llegué a Roland Garros muy bien preparada.

-¿Cómo trabajabas en el aspecto mental a cada paso que dabas en Roland Garros? ¿Leías lo que se decía en Argentina, donde tu exposición era más alta con el correr de los partidos?

-Me mantuve al margen de lo que eran las redes sociales y los medios para estar concentrada en el torneo y lo que tenía que seguir haciendo. Si bien seguía un poco algunas publicaciones en mis redes, trataba de no leer comentarios ni mensajes para seguir con la cabeza ahí.

-¿Viviste sensaciones distintas cuando pasaste la qualy a cuando le ganaste a Elina Svitolina (5° WTA) o pasaste a semifinales?

-Fue un poco distinto porque todas eran experiencias nuevas para mí. El hecho de jugar en un estadio (el Philippe-Chatrier) contra una top 10 o ganarle como gané a Yulia Putíntseva, que es 27° del ranking. Obviamente que en la parte de tenis es lo mismo pero para mí ir cumpliendo esos pequeños pasos me iban impulsando a más y dándome más confianza. Cada partido era muy importante y tuve que hacer cosas diferentes. En algunos estaba más nerviosa, en otros jugué de manera increíble. Cada partido creo que fue especial.

-¿Visualizaste muchas veces el partido con Svitolina?

-(Se ríe) Varias, varias. La noche anterior a mí me gusta mucho visualizar. Siempre tengo mis 20 minutitos de visualización.

Nadia Podoroska le ganó a Elina Svitolina por 6-2 y 6-4 en los cuartos de final de Roland Garros.Foto REUTERS/Gonzalo Fuentes

-¿Qué pensaste cuando Pedro Merani, tu coach mental, te dijo hace unos meses que empezaras a visualizar jugar contra las top, preparando las estrategias de partidos que quizás nunca ibas a jugar?

-Eso fue muy gracioso, porque Pedro decía que tenía que visualizar, pensar la estrategia para jugar con varias jugadoras y yo pensaba: 'Bueno, pero hagámoslo con otras, con jugadoras que voy a jugar, ya que estamos visualizando partidos'. Y no pasaron ni dos meses y estaba jugando contra ellas.

-¿Cambió algo en tu juego desde que visualizás?

-No sé si en el juego pero sí la preparación mental y a nivel emocional más que nada. A veces, una piensa que en ese tipo de situaciones no sabés cómo el cuerpo y la mente van a responder y con todo ese trabajo de visualización y preparación una está mucho más preparada.

-En la conferencia de prensa previa a esta nota dijiste que 'tener expectativas en este deporte no es bueno'. ¿Por eso declaraste que llegaste a Roland Garros 'sin expectativas de pasar la qualy, solo de jugar'?

-Al menos eso es lo que pienso desde mi experiencia. Quizás otros jugadores o jugadoras opinan diferente. Es lo que a mí me da resultado. El hecho de ponerle mucha expectativa te genera ansiedad o nervios. A mí me gusta más ir día a día y tratando de dar lo mejor de mí misma en cada partido, en cada entrenamiento, en cada práctica.

-Más allá de la derrota en semifinales, ¿sentís como un triunfo Roland Garros?

-Sí, sin dudas. Ha sido un triunfo para mí. Porque viví un montón de cosas nuevas, hoy en día estoy en otra posición en el ranking que me permite jugar otros torneos. Ha sido un cambio muy positivo.

-En una nota con Clarín, Pedro Merani decía que 'si Nadia se pone loca, la empujo al pozo negro'. ¿Viviste más exposición ahora que después del oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019? ¿Lo manejaste diferente?

-Esta vez sentí bastante más exposición, al ser a nivel mundial en un torneo de tanta jerarquía como Roland Garros. Pero mirando para atrás, creo que esta vez lo manejé de una mejor manera que después de los Panamericanos, me siento más madura y más preparada. Por supuesto, tengo a Pedro y a todo mi equipo que es muy importante para mí porque me mantienen con los pies sobre la tierra y siempre enfocados en qué seguir haciendo para seguir mejorando.

Nadia Podoroska y Pedro Merani, su entrenador mental desde 2019.Foto: archivo personal Pedro Merani

-¿Qué hiciste el año pasado que ahora no pensabas repetir?

-La manera en la que una la toma. La semana posterior a lo que fueron los Juegos Panamericanos yo volví a mi ciudad, a Rosario, y ahí estuve muy abrumada por los medios, por las notas. Y recién cuando me pude volver a Alicante me tranquilicé. Si bien disfruté esa semana posterior con mi familia, esta vez lo tomé mucho más tranquila, con tiempo, sin apurarme tanto.

-En el tenis, como en muchos deportes, se convive con la derrota. ¿Aprendiste a manejarla mejor desde que trabajás lo mental?

-Sí, muchísimo. En ese aspecto he mejorado. El tomar la derrota como un aprendizaje y ver en qué fallé, o qué podría haber hecho que no hice. Creo que esa es la mejor manera de tomar las derrotas. El entender y aprender de esa experiencia para que no vuelva a suceder lo mismo.

-Dijiste: 'No tengo ningún temor ahora'. ¿Antes jugabas con temor a lesionarte?

-Sí, antes cuando era más chica tenía esos temores: miedo a lesiones, a no jugar bien, miedo a perder los partidos, miedo a ganar también. He pasado por todo.

-¿Por qué el miedo a ganar?

-Porque a veces, parece loco diciéndolo así y controversial, se tiene ese miedo a lo que puede pasar si gano, a cómo me puede cambiar la vida; o lo que puedo tener o no tener si gano. Es un miedo que existe.

Nadia Podoroska en Lima con la medalla dorada tras ganar el singles femenino.Foto REUTERS/Ivan Alvarado

-¿Tuviste que trabajar mucho para que no te importe el ranking, entendiendo que se mueve con tu juego?

-Eso lo hemos trabajado muchísimo con Pedro a nivel mental. Desde que estoy trabajando con él, cambié la perspectiva con la que se ven los torneos: no son para lograr una cierta cantidad de puntos o lograr un cierto ranking sino para ir sintiéndome mejor yo cada vez.

-Asimismo, tu nuevo ranking (48° del mundo) hace que juegues otros torneos y contra otras rivales, y quizás pases de jugar cuatro partidos por semana a solo uno. ¿Cómo te preparás?

-Son nuevos torneos, nuevas jugadoras con las que voy a competir, nuevas experiencias para mí, pero estoy preparada y por algo estoy donde estoy. Todo esto me genera mucha motivación para seguir aprendiendo y mejorar.

-¿En lo económico cuánto cambió tu vida? En Roland Garros ya ganaste más dinero en premios (425.250 euros) que en toda tu carrera (301.547 dólares).

-Este premio me va a dar tranquilidad a la hora de saber que voy a poder seguir compitiendo, seguir teniendo mi equipo de trabajo. Pero ojalá que siga por muchos años más.

-Mercedes Paz, la capitana del equipo argentino, dijo que sos 'la mujer del momento'; Gabriela Sabatini siguió tu actuación en París y te felicitó. Con ese apoyo y tu juego, ¿se puede visualizar ser la número 1 del mundo?

-Sí, sí. Es lo que hago desde chiquita. Desde chiquita que sueño con ser la número 1 del mundo. Después cuando vas creciendo vas teniendo objetivos más a corto plazo y más chicos pero sigue siendo mi sueño y mi objetivo.

-¿Le dijiste a Pedro ya?

-Sí, y lo hablamos seguido y todo, ja ja.

-Y en cuánto a objetivos a corto plazo, ¿cuál elegirías tanto individual como colectivo para el tenis femenino?

-Mi objetivo principal, a nivel individual, es seguir disfrutando de la manera en la que vengo haciendo mi carrera. Es lo que más resultado me ha dado. Sentirme bien tanto dentro como fuera de la cancha. Con respecto al tenis femenino sí me gustaría que haya más torneos, que las jugadoras tengan más posibilidades de insertarse en el circuito.

-Queda un solo torneo este año, Linz (Austria). ¿Te habría gustado que quedaran más para aprovechar el momento o te viene parar por el desgaste físico y mental de Roland Garros?

-(Piensa) Es difícil eh. Creo que me viene bien el descanso. Sí que me hubiese gustado jugar más torneos pero es lo que hay. Bien sabemos que en el tenis hay que adaptarse a eso, así que no gasto mucha energía en pensar lo que podría haber sido, sino en lo que hay. Seguiré entrenando para llegar lo mejor posible a Australia.

HS

Mirá también

Ranking WTA: Nadia Podoroska disfruta ser la 48 del mundo tras su enorme Roland Garros

El “maestro zen” y los secretos de la transformación de Nadia Podoroska

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original