15 de septiembre de 2020  • 21:45

Hacerse de dólares es cada vez más difícil en la Argentina.
Y más caro.
Sobre todo tras el anuncio del Banco Central -que conduce Miguel Pesce-, que decidió hoy ajustar el cepo cambiario con más restricciones, que, entre otras consecuencias, llevará el dólar ahorro a algo más de $130.

Entre otras medidas, la entidad monetaria dispuso que habrá una retención del 35% para la compra de dólar ahorro (para el cual rige un cupo mensual de US$200) y pagos con la tarjeta por consumos en dólares en el exterior, que aplicará la AFIP, y que se suma al impuesto PAIS.

Así, la retención se aplicará sobre el valor del dólar minorista, es decir, $79,25 (según el cierre para la venta del Banco Nación), con lo cual, al sumarle el 30% del impuesto PAIS más el 35% a cuenta de Ganancias, se llevará el valor del dólar ahorro a algo más de $130. Más precisamente, a $130,76.
Hasta hoy costaba cerca de $102.
Cabe aclarar que el 35% podrá recuperarse con la liquidación anual de Ganancias.

Además, se estableció que los gastos en dólares con tarjeta correrán a cuenta del cupo mensual y, si excedan los US$200, se cancelarán con el cupo de los siguientes meses hasta ser saldada la diferencia.
Así, quien gaste por ejemplo con tarjeta US$1000, no podrá comprar los US$200 durante cinco meses.

Cabe aclarar que aquellos beneficiarios de planes sociales no podrán acceder al mercado cambiario.

Los dólares financieros, aquellos a los que se accede a través de la compra y venta de activos financiero, también se verán afectados por las nuevas medidas. Es que el BCRA dispuso que se ampliará el parking -el tiempo mínimo que debe mantenerse la tenencia de un activo- a 15 días, lo que desincentivará la operación para los que la utilizan para enviar dólares al exterior, ya que correrá solo para la cotización del contado con liquidación (CCL).
El CCL cayó hoy $2 (-1,5%) y cerró hoy a $128,29.

También se dispuso que quien compre dólares en el mercado no podrá operar divisas por el mercado bursátil.

Conforme a los criterios de

Más información

Fuente: La Nación >> lea el artículo original