Los número 9 no abundan. Cuando un pibe arranca en el potrero, siempre quiere ser delantero. Pero, por alguna razón, después no son muchos los que pueden progresar: al delantero de punta básicamente se le exige que haga goles y, si no puede garantizar eso, seguramente tendrá complicaciones. Pero el fútbol ha cambiado y hoy el encargado de convertir también debe tener otras características que aporten equilibrio al equipo. En Jesús Funes, centroatacante de Bowen, pueden encontrarse varias de ellas.

Apareció en primera jugando de volante por derecha, cumpliendo siempre gracias a su potencia física y sacrificio. Pero su explosión llegó siendo el 9, el mismo que tuvo un año increíble en 2019 siendo uno de los goleadores del año en la Liga Alvearense de Fútbol y ganándose la titularidad en el Torneo Regional Federal Amateur 2020, donde el Naranja consiguió la histórica clasificación a segunda ronda.

En charla con Tridente Ofensivo, Funes rememoró parte de lo que le ha tocado vivir en el fútbol. 'Los comienzos fueron raros. Era bastante grande cuando entré al club, ya que no pude hacer la etapa de fútbol infantil. Participaba siempre en el deporte barrial, con Ruperto García. Cuando empecé la secundaria, tenía muchos amigos que venían al club y me invitaron a que fuera, a los 13 o 14 años. Allí conocí a Omar Freire, quien junto con Nico me insistieron para ficharme' comentó.

Buscando más rodaje y continuidad, el delantero aceptó una oferta para mudarse de provincia, a un fútbol muy competitivo y redituable para los futbolistas de la zona. 'Me ha ido bastante bien. Tuve la posibilidad de estar dos años en La Pampa y ganar mucha experiencia. Primero pasé por Ferro de Realicó y después en Sportivo de la misma localidad. Más allá de lo futbolístico, esa etapa me dejó amigos y muy buenas personas que aún sigo viendo. Todo me sirvió para lo que hoy estoy logrando' siguió el protagonista.

A la hora de elegir al mejor equipo que le tocó integrar, para Funes no existen dudas. 'Me quedo con el del año pasado. No solamente por las cosas que conseguimos, sino también por el grupo que armamos con chicos casi todos de la misma edad. Veníamos de tener el primer Regional y quedó la base de ese equipo, que fue mejorando día a día hasta salir campeones. En cuanto a compañeros, arriba me entiendo muy bien con Matías Soria' añadió.

Claro, para llegar a donde está, hubo que recorrer un camino que no fue fácil. 'Tanto el técnico como mis compañeros han entendido mi situación laboral. No soy de faltar, salvo por algo muy grave. Me levanto a las 5 y media de la mañana y llegó casi a las 7, derecho a salir corriendo para llegar a entrenar. Por ese motivo a veces llegué tarde. Siempre lo hice con mucha alegría y ganas, nunca puse un pero y siempre estuve predispuesto a pesar del cansancio' reveló.

A sus 24 años y tomando en cuenta sus condiciones, es inevitable pensar que todavía puede tener chances importantes en su carrera. 'La esperanza siempre está. Se hace muy complicado porque estamos en un fútbol amateur y quizá no muy vistoso. Pero la ilusión sigue, hay que seguir trabajando y sumando experiencia. Esto es día a día, hay que aprender y mejorar un montón de cosas para ser mejor en lo que hago y el día de mañana poder dar un gran salto' cerró Funes. 

Fuente: Sitio Andino >> lea el artículo original