Las fiestas patrias como el 25 de Mayo o el 9 de Julio son la excusa perfecta para comer manjares que usualmente no comemos. Las empanadas son uno de  los platos preferidos en estas fechas y las preparaciones como las forma de cocinarlas son muy amplias, sin embargo, hay una forma un poco más saludable para que las disfrutes sin culpa.

¿Al horno o fritas? Un dilema en el que a muchos nos cuesta decidirnos,pero mas allá de nuestros gustos particulares hay una diferencia entre estos tipos de cocción que las diferencian y no por esto son más ricas o más sabrosas sino que las hacen más saludables.

Cocción, calorías y grasa

Una empanada al horno aporta en promedio 500 calorías. Una frita no difiere mucho en cuanto a calorías, pero sí en su aporte de grasa. 'La empanada frita absorbe una buena cantidad de aceite y terminas comiendo una buena cantidad de ese aceite. Es mucho más sabrosa, pero tiene mayor contenido de grasa que la de horno', aseguró la nutricionista,  Carolina Pye.

La calidad y cantidad del relleno también es un factor a considerar. 'En términos saludables sería ideal una empanada hecha con harina integral, carne molida especial (menos grasa), cebolla, condimentos y aceite en vez de manteca, una aceituna y un cuarto de huevo duro, lo que aportaría 321 calorías', explicó la nutricionista.

Es importante tener en cuenta a la hora de comer empandas si se va a hacer como un aperitivo o como plato principal. Si la empanada formará parte de la entrada del menú total es conveniente solo comer una, ya que la ingesta de alimentos continuará y puede provocar problemas digestivos.

Fuente: Diario de Cuyo >> lea el artículo original