A lo largo de los años, los lácteos enteros han sido consumidos por millones de personas, sin embargo, siempre se puesto entre dicho si son o no favorables para el organismo, y ahora un estudio indica que estos poseen grandes beneficios, en especial para un buen metabolismo, aquí te informamos al respecto.

Lácteos enteros

Los lácteos enteros son aquellos que conservan su grasa, poseen nutrientes que ayuda al crecimiento de los más pequeños. De acuerdo con Vitónica, son fuente de proteínas de buena calidad, vitaminas, hidratos y minerales, por esta razón, son la principal fuente de calcio de la dieta.

Incluso, algunos expertos los recomiendan en la alimentación diaria, sólo debemos saber elegirlos muy bien y de esta manera disfrutaremos de sus beneficios. Hay desde leches fermentadas, requesón, yogures y una gran variedad de quesos.

Lácteos enteros buenos para el metabolismo

BMJ Open Diabetes Research and Care, pone a discusión si los lácteos enteros son buenos o malos para la salud, tema que durante mucho tiempo se ha debatido en la comunidad científica ahora la publicación realizada en 'Current Gastroenterology Reports' informa que beneficia al organismo de muchas maneras.

A pesar de que alrededor de 65 por ciento de la población mundial es intolerante a la lactosa y el consumo de lácteos enteros ha disminuido, el diario ya mencionado indica que consumir tan solo dos porciones de lácteos enteros al día, disminuye el riesgo de padecer síndrome metabólico, hipertensión y diabetes.

Según la investigación, los lácteos enteros reducen, además, factores de riesgo ligados al síndrome metabólico como una elevada circunferencia de cintura, presión arterial alta, triglicéridos elevados y altos niveles de glucosa en la sangre.

Ahora, los lácteos bajos en grasa, se observaron que incrementa ligeramente la incidencia de síndrome metabólico, ligado a riesgos cardiovasculares y, por lo tanto, con una mortalidad más alta.

TE PUEDE INTERESAR: Al menos el 30 por ciento de los mexicanos es intolerante a la lactosa

Estudio de lácteos enteros

Para las conclusiones de este estudio en lácteos, participación de 147 mil 812 personas entre los 35 y los 70 años, distribuidas en 664 comunidades de 21 países diferentes, observadas a lo largo de nueve años, quienes tuvieron una ingesta tanto de lácteos enteros como de lácteos bajos en grasas en los que se incluyeron alimentos como leche, yogurt, yogurt bebible, quesos y otros.

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original