Este fin de semana empiezan las mudanzas. Durante 50 días de cuarentena obligatoria no hubo fletes para hacerlas. Debido a esto, muchas personas quedaron varadas en las viviendas que estaban por dejar o aún no pudieron habitar las que ya habían alquilado o comprado. 'Hay una necesidad de mudarse de mucha gente, que está desesperada por cambiar de vivienda', comenta Rodrigo Sosa, presidente de Caefym, la cámara que agrupa a las empresas de fletes y minifletes.

Para operar ya está online el permiso que deben tramitar los inquilinos. Ahí deben llenar un formulario con todos los datos necesarios para realizar la mudanza. 'Nosotros les damos el número de patente del vehículo, que se lo piden para sacar el permiso', acota Sosa.

El tema es que probaron el sistema oficial para tramitar esa autorización y aún tarda mucho en otorgarla. 'Esto es muy reciente. El protocolo se aprobó recién el martes a la noche. Estamos preparándonos para el fin de semana. Ayer hicimos una prueba en la página oficial para sacar el permiso, y cuando terminás, aparece un cartel que dice que va estar disponible dentro de las 24 horas', detalla Sosa.

Mirá también
Mirá también

Coronavirus en la Ciudad: todo lo que hay que saber sobre la nueva cuarentena que comienza hoy

Las mudanzas sólo serán permitidas los fines de semana, de 8 a 18. El protocolo implica que todos los operarios y los clientes lleven barbijos y tomen la precaución del distanciamiento social. 'Después de cada mudanza, hay que poner el vehículo al sol para que se airee. También hay que desinfectar tanto la carga como la cabina', agrega el presidente de Caefym.

Los operarios pueden entrar a la propiedad para sacar los muebles sólo con el consentimiento del inquilino. Y el permiso online permite mudanzas en Capital, Buenos Aires y la ciudad de Santa Fe. 

Sosa contó que ya tienen reservas para este fin de semana. Y que va levantar la actividad esos dos días. Para que no colapsen los trabajos, las empresas de fletes otorgan turnos.

Hay personas con contratos de alquiler vencidos que no podían mudarse a sus nuevas viviendas.

A pesar de que esta reactivación genera cierto alivio en el sector, Sosa asegura que está 'todo muy planchado'. 'Durante estos 50 días trabajamos con salud, alimentos y limpieza -explica-. De los más de 100 rubros que usaban nuestros servicios, nos quedamos con estos tres. A partir de este fin de semana puede ser que lleguemos a 9 rubros. Pero es muy poco lo que se va a trabajar comparado con lo que hacíamos antes de la pandemia'.

El empresario asegura que hay empresas de fletes que cerraron y que no van a volver a abrir después de la pandemia. 'Van quedar muchas menos después del Covid', comenta Sosa.

Según sus cálculos, hay unas 1500 personas que necesitan mudarse y quedaron varadas por la cuarentena. 'Es gente que quedó colgada con los contratos de alquiler'. 

Por otro lado, asegura que no tienen toda la flota activa y que están trabajando 'al 9% de lo habitual'. 'Esperamos subir un 20% la actividad este fin de semana. Pero no mucho más'. Y alertó que 'si nosotros dejamos de trabajar, va haber desabastecimiento en todos los locales de cualquier rubro en la Ciudad'.

La reapertura de las inmobiliarias

La actividad de las mobiliarias es otra de las que se retoman en esta cuarentena algo más flexible en la Ciudad. Alejandro Juan Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, comentó que van a activar un 'delivery inmobiliario' donde todas las operaciones van estar digitalizadas. 'La idea es que en las próximas semanas todo lo que son contratos de alquiler, compraventa, documentación privada, reservas y recibos esté digitalizado'.

Bennazar opina que las inmobiliarias son un servicio esencial. 'Nosotros que encargamos de las propiedades de las familias. No podemos estar en la misma categoría que un local que tiene venta a la calle'. Según contó, el protocolo específico para las inmobiliarias va estar en los próximos días, pero mientras tanto se van a tomar todas las precauciones de bioseguridad para evitar contagios de coronavirus.

También cuenta que la situación del sector es muy grave. 'Venimos en caída libre desde hace 20 meses. En promedio, cada una de las 7.000 inmobiliarias que hay en el país hace una operación de compraventa cada seis meses. Estamos knockout'. Y advierte que con la reaperturas algunas operaciones van a seguir y muchas no. 'El problema es que el dólar se fue muy arriba. Y para muchos se volvió imposible concretar una operación de compraventa'. 

El sector inmobiliario también está parado. Ahora vuelve a trabajar aunque todo lo que sea posible se resolverá de manera digital.

'El lado positivo es que la cuarentena nos obligó a amigarnos con la tecnología -señala Bennazar- En 50 días estamos transformando el negocio inmobiliario en un modelo muy parecido al de los Estados Unidos. Todo va ser más digitalizado y por internet'. 

Él cree que algunas cosas llegaron para quedarse y que van a continuar después de la pandemia. 'Las reuniones se pueden hacer de forma virtual y muchas contratos también. Lo único que quedará en formato presencial será la firma y la visita a las propiedades. Es que todo el mundo quiere ver la propiedad antes de alquilar o comprar'. 

Por otro lado, asegura que la digitalización del negocio no va ser fácil. 'La mayoría de los propietarios es gente mayor, que desconfía de la tecnología y prefiere, por una cuestión de costumbre, las operaciones tradicionales'.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original